Ribera certifica ante Bruselas el cierre de las centrales nucleares entre 2023 y 2028

Contra un Mundo Viperino

El principal argumento técnico que sirve de apoyo a los planteamientos políticos con que trabajan los responsables ministeriales se centra en “evitar incertidumbres en el mercado energético”. El Gobierno pretende trasladar un mensaje inequívoco a los agentes empresariales a fin de asegurar un sistema confiable de inversiones con una orientación a otras tecnologías alternativas de producción eléctrica, como son principalmente la energía fotovoltaica y eólica. El objetivo es disponer de entre 50.000 a 60.000 megavatios de nueva potencia renovable para el año 2030, lo que supondrá una movilización de recursos del orden de los 100.000 millones de euros.

El principal caballo de batalla en el programa de cierres nucleares es ahora la central de Almaraz, en Extremadura, que entró en operación el año 1983. El futuro de los dos reactores de esta instalación ha puesto de manifiesto las discrepancias entre Iberdrola y Endesa. La compañía que…

Ver la entrada original 649 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s