LOS DOCENTES EN EL LABERINTO

Desde mi Azotea

PHOTO-2018-09-25-12-40-56generatedtext

Nos lo están poniendo difícil, muy difícil. El rol del docente se tambalea, desde el puro y duro orientador, asesor, acompañante de aprendizajes, hasta el de diseñador de espacios, gestor de inquietudes y paño de lágrimas de todos los alumnos y alumnas  que traspasan el umbral del aula, por no decir de interprete y descifrador de normativas (ahora competencias, ahora estándares, ahora toca emociones…)   Tan difícil es la situación  que tenemos que evaluar no sólo lo que hacemos sino además como lo hacemos y con quien lo hacemos porque el sistema nos lleva a estar autoevaluados,  autocensurados, ante la indefinición y el desconcertante rol de nuestra tarea: “cada maestrillo a su librillo”.  Afortunadamente  en los últimos tiempos casi ha desaparecido el “ojo censor” de la inspección, ¿ya no es necesaria? Lo que alivia la presión en alguna medida.

En medio (o al lado) de esta desolación aparecen a veces  pequeñas islas…

Ver la entrada original 877 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s