La hora de la unidad Melitón Cardona. Embajador de España

General Dávila

Hay momentos críticos en la historia de las naciones en los que se imponen las visiones de largo alcance sobre las consideraciones partidistas de conveniencia a corto plazo y el que hoy atraviesa España es uno de ellos. Un gobierno anómalo dirigido por un indigente intelectual de doctorado fraudulento y ademanes de portero de discoteca, compuesto por personas aún más mediocres -algunas de las cuales bordean la deshonrosa categoría de la delincuencia- se ha propuesto tirar por la borda el legado de la transición para instaurar una dictadura camuflada de corrección política con la indispensable ayuda de separatistas, comunistas y formaciones a las que una ley electoral sensata privaría de representación parlamentaria.

En esta situación, conviene recordar la advertencia de Blas de Lezo según la cual una nación no se pierde porque algunos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden. Ignoro si los señores Casado, Rivera y…

Ver la entrada original 179 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s