México: Los peligros del maíz industrial y sus productos comestibles procesados

Resalta en el estudio que las muestras de tortillas elaboradas a mano con maíz nativo casi no muestran contaminación transgénica.

Un equipo de investigación mexicano publicó en agosto de 2017 un estudio que muestra la presencia de transgenes y del herbicida glifosato en alimentos procesados y tortillas a partir de maíz industrial, por todo México. [1]

Siendo el maíz un alimento básico en dicho país, el consumo de maíz transgénico con glifosato puede tener consecuencias graves en la salud. “De 367 muestras analizadas, 82% contenían por lo menos un transgen. De las tortillas analizadas, 90.4% contenían secuencias transgénicas”. También “se detectó glifosato en casi la tercera parte de las muestras de los alimentos que dieron positivo para la presencia del transgen que confiere tolerancia a este herbicida”.

Resalta en el estudio que las muestras de tortillas elaboradas a mano con maíz nativo casi no muestran contaminación transgénica. “El cuidado de los maíces nativos por parte de las comunidades mexicanas ha mantenido [desde la aparición de los transgenes en México] sus maíces mayormente libres de transgenes”.

Son varias las líneas argumentales y conclusiones surgidas de este estudio:

  • Es muy irresponsable que las instancias reguladoras de la sanidad alimentaria no hayan hecho nada por frenar la presencia de productos comestibles procesados que contienen maíz transgénico y trazas de venenos tan poderosos como el glifosato, calificado de cancerígeno por la OMS.
  • La tendencia creciente a privilegiar una agricultura basada en la producción de materias primas para la industria anuncia que, sobre todo en los ámbitos urbanos, la sociedad se verá sometida cada vez más a productos comestibles industrializados que no son inocuos, sobre todo cuando México es la octava potencia mundial productora de “alimentos procesados” y la tercera en el continente americano.
  • El maíz (casi seguro que importado) con que se fabrica la tortilla industrial, vendida masivamente por todo México en expendios (tortillerías), debería ser un maíz libre de transgénicos y agroquímicos porque la producción de tales maíces genéricos sustituye y golpea la pequeña producción nacional no transgénica, campesina o de medianos productores; y porque la promoción de la industria de comestibles industrializados fomenta la producción y / o importación de maíz transgénico, con agrotóxicos, que es vehículo para diseminar problemas de salud como obesidad, diabetes, cáncer y teratogénesis.
  • Hay que profundizar en tales afectaciones y en las tendencias que buscan controlar la disponibilidad alimentaria de la población, principalmente entre las capas empobrecidas, mercado cautivo de donde extraen sus ganancias las corporaciones que elaboran frituras, tostadas, botanas y tortillas industriales.
  • La defensa del maíz nativo debe crecer y fortalecer argumentos, narrativa, vínculos y esfuerzos por una soberanía alimentaria.

Lean y descarguen el informe completo en https://www.grain.org/e/5904

[1] E. González-Ortega, A. Piñeyro-Nelson, E. Gómez-Hernández, E. Monterrubio-Vázquez, M. Arleo, J. Velderrain, C. Martínez-Debat y E.R. Álvarez-Buylla, “Pervasive presence of transgenes and glyphosate in maize-derived food in Mexico”, Agroecology and sustainable Food Systems, volumen 41, núm. 9-10, agosto, 2017 http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/21683565.2017.1372841

f:aquí!!

Contra un Mundo Viperino

Resalta en el estudio que las muestras de tortillas elaboradas a mano con maíz nativo casi no muestran contaminación transgénica.

Un equipo de investigación mexicano publicó en agosto de 2017 un estudio que muestra la presencia de transgenes y del herbicida glifosato en alimentos procesados y tortillas a partir de maíz industrial, por todo México. [1]

Siendo el maíz un alimento básico en dicho país, el consumo de maíz transgénico con glifosato puede tener consecuencias graves en la salud. “De 367 muestras analizadas, 82% contenían por lo menos un transgen. De las tortillas analizadas, 90.4% contenían secuencias transgénicas”. También “se detectó glifosato en casi la tercera parte de las muestras de los alimentos que dieron positivo para la presencia del transgen que confiere tolerancia a este herbicida”.

Resalta en el estudio que las muestras de tortillas elaboradas a mano con maíz nativo casi no muestran contaminación transgénica. “El…

Ver la entrada original 337 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s