PRISIÓN PERMANENTE REVISABLE: UNA REFLEXIÓN SERENA.

 cartel 3
17/03/18 – Opinión – Guillermo Ferrer Sánchez de Movellan.

Si está usted leyendo esto y no ha vivido las dos últimas semanas en otro planeta, seguro que habrá oído hablar de la prisión permanente revisable o cadena perpetua revisable, como quiera usted llamarla.  Por desgracia  y como suele ser habitual, la clase política de este país hemos vuelto a no estar a la altura. Y no me refiero a las decisiones que se han tomado sobre ella sino a COMO se han tomado.

Todos los partidos políticos representados y sus portavoces (con alguna honrosa excepción) han vuelto a demostrar que son incapaces de tener un debate serio y sereno sobre nada en absoluto.  Nuestros representantes actuales parecen ser incapaces de entender que el de enfrente puede tener diferentes ideas y no por ello ser enemigo.  Que se puede debatir sin necesidad de insultar y faltar al respeto al de enfrente.

Las circunstancias que todos ustedes conocen, cuando una familia nos está dando un ejemplo a todo el país de dignidad frente a la tragedia, hace aún más repugnante la actuación de (casi todos) nuestros políticos el pasado jueves en el congreso. (La actitud de una parte de la prensa, la dejo para otro día).

Así que creo que ha llegado la hora de plantear un debate serio y con un mínimo dignidad sobre la condena perpetua revisable.  De explicar porque algunos la defendemos, sin que eso signifique que consideremos que quien quiera eliminarla sea un defensor de los criminales que quiere que nos asesinen a todos, ni que nosotros seamos nazis franquistas.

Lo primero que tenemos que hacer es centrar bien la cuestión.  La prisión permanente revisable es una pena dirigida a un grupo muy específico de delincuentes. Los que defienden su abolición plantean en ocasiones que el código penal de España es muy duro. Y tienen razón.  Comparado con el resto de Europa, nuestro código penal es bastante duro y las penas suelen ser más largas que en la mayoría de los países.

La cuestión es que no estamos hablando de “el código penal”, ni de todos los delincuentes.  Estamos hablando de unos casos muy específicos.  De hecho es perfectamente posible defender que se debe mantener la cadena perpetua revisable y al mismo tiempo que se deben bajar las penas para otro tipo de delitos.

Por otro lado, en algunos casos se está vendiendo la cadena perpetua revisable como un castigo ejemplar.  Un “a la hoguera con los criminales”.  O como algo que va a hacer que se reduzca drásticamente la delincuencia por su poder ejemplarizante.  Y eso es otra mentira.  Hay que dejarlo claro: La cadena perpetua revisable está dirigida a un grupo muy pequeño de delincuentes.  Como mucho pocos cientos.  Esto no va a hacer que nos roben menos.  No va a hacer que España sea un país mucho más seguro en general (porque básicamente ya lo es), y no va a disminuir drásticamente la tasa de criminalidad.  Pero si creemos que va a evitar algunas futuras víctimas.  Pocas.  Un número que estadísticamente no es relevante porque los violadores en series y pederastas hay pocos. Pero es un número, unas personas,  que están ahí y hay que protegerlas.

La prisión permanente revisable tampoco es un castigo para que estas personas “aprendan”. La constitución dice claramente que el objetivo de la prisión es la reinserción del preso.  Plantear la prisión permanente de esta forma, solo  como un castigo aunque sea revisable,  iría en contra del espíritu de la constitución.  Y nosotros creemos y defendemos  la constitución.

¿Y entonces porque la defendemos?  Pues es muy simple.

Por desgracia nosotros estamos convencidos que en la sociedad, en todas, existen algunos tipos de delincuentes que simplemente no  son reinsertables, y son un peligro para todos los demás. Los datos y los estudios nos muestran que en algunos crímenes muy concretos (violadores en series, pederastas) las tasas de reincidencia son escandalosamente altas. Existen algunas conductas que nos hacen dudar que esa persona sea capaz jamás de convivir de forma normal con el resto de la sociedad sin hacer daño otra vez.

La prisión debe estar orientada básicamente a reinsertar, sí, pero no solo a eso. También debe proteger a  la sociedad de determinados individuos concretos que son un peligro para los demás.

Ahora bien: estamos hablando de personas concretas, no de estadísticas.  Que el 95% (numero inventado) de los violadores en serie reincidan, no puede justificar que se encierre de por vida al 5% restante.

Y es aquí donde entra la parte de “revisable” de la que algunos se olvidan.  Si una persona condenada a prisión permanente revisable demuestra a los jueces, psicólogos etc que siguen su caso concreto que esta reinsertada, y que con una certeza más o menos razonable no es un peligro para la sociedad, en ese momento la persona debe ser liberada. Y se deben poner los medios necesarios para que esto pueda pasar.  Creemos que esto combina perfectamente la exigencia constitucional de que la prisión debe ir dirigida a la reinserción, con la protección de la sociedad.  Y que es si no la mejor, la menos mala de las soluciones para este tipo concreto de delincuentes.

Por todo esto, estimado lector, nos posicionamos a favor de la cadena perpetua revisable.

Sin que ello nos haga unos fascistas, ni a los que piensen de forma distinta a nosotros defensores de los criminales.

Un comentario en “PRISIÓN PERMANENTE REVISABLE: UNA REFLEXIÓN SERENA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s