LA VETERANÍA YA NO ES UN GRADO General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

General Dávila

Desde muy pequeñito miraba las medallas y acariciaba los entorchados del abuelo. Acostumbrándose sus ojos a cambiantes uniformes llegó a entender cada momento. Desde el barro y duro entrenamiento a las galas y oropeles.

Soñaba como niño que era, mientras la ilusión penetraba hondo hasta asumir realidades más allá de las imágenes. Encarnadas iban quedando cuando nacía una vocación ineludible hacia el deber. Un compromiso. Sueños, ilusiones y no poco esfuerzo. Vigilias de padres y preocupación del abuelo. Los años hacen análisis profundos y serios, pero ante un nieto… no hay más que sueños.

Llegó el día. El viejo soldado ve a su nieto mudar la piel; vestido de cadete, piel de uniforme. Empieza de nuevo la historia.

Y el viejo soldado desempolva el uniforme ya encogido. Saca brillo a alguna medalla solo para encandilar la ilusión de su nieto. Es una especie de hoja de servicios escrita…

Ver la entrada original 411 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s