La espada y el pulso catalanista

 

Featured Image -- 2124

23/09/17 – Opinión – Por Iván Vélez @IvanVelez72

Empujado por la velocidad con la que se desarrolla la convulsa actualidad política de España, y respondiendo a la amable invitación de Carmen Álvarez Vela, me dispongo a juntar unas letras centradas en los hechos que tienen a Barcelona como escenario y a España, en su totalidad, como afectada. La casualidad ha querido que, tras la llamada telefónica, haya pasado por delante del Congreso de los Diputados justo cuando se producía la escena recogida en la foto. Al pie de las escaleras enmarcadas por los leones de bronce, animal históricamente identificado con España, un grupo de diputados españoles integrados en diferentes partidos, posaban, graves, ante un pelotón de fotógrafos, cámaras y algún que otro curioso que coreaba los habituales tópicos en relación con la democracia.

La solemne imagen, transida de esa indignación tan bien instrumentalizada por Podemos, antes de engullir a Izquierda Unida, se producía al mismo tiempo que en Barcelona, en las sedes e instituciones parasitadas por las sectas catalanistas para socavar la soberanía nacional, se producían registros y detenciones ordenadas, ¡ay!, por un juez catalán insoluble en las Tesis de Manresa que perseguían propósitos parecidos a los de los grupos sediciosos actuales y sus corifeos plurinacionalistas avecindados fuera de Cataluña.

Sentadas, bloqueo de accesos y toma de las plazas han sido las previsibles reacciones de muchos de los que militan en un movimiento tan narcisista como hispanófobo. Un movimiento que, a diferencia de la irenista y dialogante imagen con la que trata de presentarse, lleva implícito un alto nivel de violencia, pues sólo violentando durante décadas la educación y las leyes, ha podido, con la colaboración de los diferentes inquilinos de La Moncloa, obtener la masa crítica de ciudadanos que hoy ocupan las calles barcelonesas aferrados a unas urnas convertidas en un verdadero fetiche. «¡Votaremos!», gritan, omitiendo en su alarido que tal votación no es sino el anhelo de la secesión, del robo de parte del territorio nacional por parte de unos cuantos españoles.

En tan complicadas circunstancias, y pues se pide mi opinión, considero que el Ejecutivo debe ser, a corto plazo, firme en el cumplimiento de las sentencias. No en vano la Justicia se representa con una balanza y una venda en los ojos, pero también con la espada que aporta el necesario realismo que debe caracterizar a cualquier sociedad política que no haya decidido disolverse en las brumas del diálogo y la cesión ante sus enemigos.

Blog de Carmen Álvarez Vela

Empujado por la velocidad con la que se desarrolla la convulsa actualidad política de España, y respondiendo a la amable invitación de Carmen Álvarez Vela, me dispongo a juntar unas letras centradas en los hechos que tienen a Barcelona como escenario y a España, en su totalidad, como afectada. La casualidad ha querido que, tras la llamada telefónica, haya pasado por delante del Congreso de los Diputados justo cuando se producía la escena recogida en la foto. Al pie de las escaleras enmarcadas por los leones de bronce, animal históricamente identificado con España, un grupo de diputados españoles integrados en diferentes partidos, posaban, graves, ante un pelotón de fotógrafos, cámaras y algún que otro curioso que coreaba los habituales tópicos en relación con la democracia.

Ver la entrada original 276 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s