NO TENGO MIEDO

images (2)

21/08/17 – Hugo Cañellas

 

No, no tengo miedo, no tengo miedo al terrorismo, décadas de asesinatos por parte de la banda terrorista ETA han creado una generación social sin miedo al chantaje. Si hay algo que agradecer a ETA es el habernos reafirmado a los españoles en nuestros valores democráticos.

Pero ahora el terror viene de manos de esta guerra a la que no llamamos guerra. Tanto la prensa como la mayoría de los partidos políticos se empeñan en negar que los españoles hemos sufrido un rescate económico por parte de Europa, un rescate económico que nos permitió salvar Bankia y que los españoles estaremos años pagando. Pues la moda en negar lo evidente continua, pero ahora con algo mas grave, un conflicto bélico. Y es que huimos de esa palabra porque al parecer huir nos hace negar lo evidente. Europa está en guerra, Europa estamos en guerra, y los atentados sufridos estos últimos años lo demuestran.

Pero parece que no sólo existe miedo a los atentados, el miedo también está en la sociedad, miedo a decir lo que se piensa y miedo a no ser “políticamente correctos”. La tolerancia se ha convertido en el arma social mas utilizada, usando la tolerancia para teñir de intolerante a todo aquel que no piense como nosotros y estigmatizarlo socialmente. Los términos “racista”, “facha” e incluso “nazi” se están usando hoy en día con demasiada libertad, demostrando los que la usan su alto nivel de incultura sin tener en cuenta su alto contenido histórico y faltando realmente el respeto a los que padecieron realmente a los que orgullosamente paseaban esos calificativos.

En la sociedad que ahora mismo vivimos ser comunista es bueno, y combatir el comunismo es automáticamente ser tachado de facha, recordándonos a aquella época de la Inquisición en la que la única forma de demostrar que no eras bruja era salir volando en una escoba. Hoy en día no se conforman con la permisividad, hoy en día requieren que aplaudamos lo que hacen aunque no nos guste, chantajeándonos con la presión social si no apoyamos lo que defiende la mayoría.

Pues no, yo no tengo miedo, no tengo miedo ni al que dirán ni a la presión social. La democracia que disfruto como español y europeo me permite pensar libremente y la dictadura de la mayoría no conseguirá cohibirme.

No me gusta el Islam, ni lo prohíbo ni lo apoyo, pero no me gusta. Y no me gusta por que nosotros no les gustamos a ellos. Ellos tiene la obsesión de cambiarnos, ellos vienen aquí y en vez de adaptarse a nuestras costumbres quieren que nosotros nos acostumbremos a ellos. Mientras que en los colegios públicos se exige que quiten crucifijos se exige también que se quite del menú de los niños toda carne de cerdo, considerada para ellos como carne impura. ¿Se imaginan ir a Marruecos, escolarizar allí a nuestros hijos en un colegio público y exigir que nuestros hijos coman lentejas con chorizo porque eso es lo que comen en España? ¿Acaso nuestras hijas o las mujeres pueden ir a países islámicos y no llevar la cabeza tapada o llevar minifalda? ¿Pueden ir dos hombres o dos mujeres por la calle cogidos de la mano sin miedo a ser condenados a muerte? Y luego los intolerantes somos los que no nos gusta el Islam…

Ya está bien. Vivimos en un país en el que las mismas que entran en Iglesias católicas semidesnudas e insultando a los creyentes defienden una cultura en la que las mujeres por inferioridad no pueden ni siquiera rezar con los hombres. Si en un Carnaval o en un chiste te ríes de la Iglesia católica, eres un progre, pero si no te gusta el Islam eres un intolerante racista. A ese punto de presión social hemos llegado, estamos bajo una dictadura moral que nos impide pensar y opinar por nosotros mismos, buscando siempre el vacío aplauso de la mayoría diciendo lo políticamente correcto.

La mayoría de la población llevó a José Luis Rodríguez Zapatero a la Moncloa, y a los años nos trajo a Mariano Rajoy ¿De verdad pensáis que la mayoría siempre lleva la razón? Respetar lo que dice la mayoría, si, que nos parezca bien lo que hace o dice la mayoría, no.

Y volviendo al tema de antes, Europa y España estamos en guerra, otra vez. España no estaba en guerra en suelo íbero desde la Guerra Civil, y Europa desde la II Guerra Mundial. Las imágenes de Barcelona de la gente corriendo aterrorizada minutos después del atentado me recuerdan a esas imágenes en blanco y negro de cuando los aviones alemanes bombardeaban Londres y le gente huía hacia el metro como refugio de las bombas nazis. Una vez acabada esa horrible guerra, en Europa todo aquel que hablase alemán o que tuviese ascendencia germana era sospechoso de ser nazi. Todos los alemanes, vivieran en Alemania o en cualquier otro país europeo, hubiesen apoyado o no el régimen nazi, eran investigados y vigilados. Aquello no era racismo, aquello no era intolerancia, aquello sólo eran medidas de seguridad para que lo que originó una guerra con millones de muertos no volviera a producirse.

Pues en esa misma situación estamos ahora mismo, todo aquel que se autodenomina musulmán no es terrorista, por supuesto que no, pero no deben oponerse a ser vigilados. Sólo teme aquel que algo oculta. Pero ojo, no caigamos en banalidades, no caigamos en generalizar, como digo no todos los islámicos son o apoyan el terrorismo, pero tampoco todos los católicos somos pederastas, ni tampoco todos a los que no nos gusta el Islam somos racistas.

 Y todos aquellos que quieren aprovechar estos actos terroristas de estos últimos días, esos que balbucean la palabra “Cruzada”, decirles que no tienen cabida en nuestra sociedad, justo por eso no me gusta el Islam, porque yo creo en una sociedad abierta, tolerante, en la que todos somos iguales en derechos y deberes, una sociedad libre en la que cada cual piense como quiera y crea en lo que quiera creer, pero que yo defienda la libertad no significa que me guste lo que otros hacen, el respeto y la tolerancia es una cosa, la permisividad es otra. No quiero una Cruzada en España, la religión no debe imponerse, pero que tampoco me impongan lo políticamente correcto.

Antes de terminar me gustaría dejar una reflexión, este artículo no lo escribo contra nada ni contra nadie, si no a favor de mi libertad de opinión y de pensamiento, y mi derecho a ser respetado al igual que yo respeto, que pena que en pleno siglo XXI tenga que apelar al respeto a mi libertad.

 

Un comentario en “NO TENGO MIEDO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s