Contra el terrorismo: Así no

foto
20/08/17 – Guillermo Ferrer Sanchez de Movellan

Supongo que no soy al único que le ha pasado:  Desde el atentado de Barcelona, he recibido múltiples veces y por varias fuentes una cadena afirmando que a partir del 1 de enero en Holanda el ministro del interior Piet Hein Donner va a tomar una serie medidas contra los inmigrantes musulmanes.  Prohibir el burka, retirarles subsidios, añadirles exigencias etc.

Pues bien, con una simple búsqueda en google se observa que ese mensaje lleva circulando desde al menos 2015, que el ministro del interior holandés actual es Ronald Plasterk y no el citado Piet Hein Donner. Que este último no es ministro desde 2011.  Y que por supuesto, prácticamente nada de lo que afirman aquí, y por lo que piden “felicitaciones y  honor al gobierno holandés” se ha aplicado a partir del 1 de enero de ningún año.

Lo que me sorprende de este y de otros mensajes racistas que no han parado de llegarme (Porque eso es lo que son, mensajes racistas, por más que se empeñen en negarlo) es que los envían y difunden gente de un nivel cultural medio y alto. Personas que están perfectamente capacitadas para  ver que este tipo de mensajes (y otros muchísimo más evidentes) son absolutamente falsos.  Pero los difunden, porque cuadran con lo que sienten.   Y digo lo que sienten.  No lo que piensan.

No nos engañemos: El terrorismo tiene una parte particularmente perversa.  Se mete en la mente de la gente, haciéndoles creer que es una amenaza mucho mayor de lo que objetivamente es, e intentando provocar una respuesta visceral.  Sin querer quitarle importancia, objetivamente es muchísimo más probable tener un accidente de tráfico, que sufrir un atentado.  Pero nadie tiene miedo a coger el coche, ni cambia su modo de vida para no tener un accidente.  El terrorismo en cambio sí está logrando su objetivo: que muchos tengan miedo.  Que desaparezcan las zonas grises, que muchos empiecen a actuar y lo que es aún peor, que a exigir que se tomen determinadas decisiones, movidos por ese miedo irracional. Lo cual es la definición misma del populismo.

No nos equivoquemos: No defiendo que no se deba hacer nada.  Personalmente creo que hay varias medidas que se deberían plantear.  Pero DESDE LA RAZÓN Y LOS DATOS, no desde el miedo. Planteemos por ejemplo la prohibición del burka, o endurecer los requisitos para acceder a la nacionalidad.  Dos medidas con las que  yo podría estar de acuerdo:   ¿Sabemos cuántas personas llevan burka en España? ¿A cuántas personas se les concedió la nacionalidad el año pasado? ¿Son más o menos que las que conceden los países de nuestro entorno?…  ¿Conocen ustedes las respuestas a algunas de estas preguntas? Porque yo no.   Y es lo mínimo que deberíamos saber antes de empezar a plantear estas medidas.  Y así con todo.

Como  digo, esto no significo que no debamos hacer nada. El buenísimo absurdo  es tan peligroso como el miedo irracional. Creo que fue Alberto Garzón (corríjanme ustedes si me equivoco, porque hablo  de memoria)  el que dijo que a los terroristas islámicos lo que más temían era un buen juicio.  Ya veo a los combatientes del ISIS mientras reciben bombazos en Mosul, pidiéndole a Ala no caer en manos de la Audiencia Nacional…

El hecho es que tenemos un problema.   Pero tomar medidas basadas en el odio, el miedo, el puro racismo y la sinrazón, es igual de peligroso que esconder la cabeza como un avestruz.

Solo desde la razón vencernos a estos miserables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s