Juicio a Maduro, ¿el genocida?

 

 

 

mv1.jpg

23/07/2017 – Manuel Vicente – Coordinador UPYD Andalucía

Emitía en mayo la cadena CNN un reportaje sobre la muerte en Caracas de Miguel Castillo durante unas protestas contra el régimen bolivariano de Nicolás Maduro. Su madre, Carmen Bracho, imploraba justicia porque a su hijo lo mataron “por pensar diferente”. Miguel Castillo anhelaba poder ejercer en libertad en su país la profesión de periodista y así encontró la muerte: “por pensar diferente”.

Tristemente, la comunidad sudamericana acumula decenas de etapas oscuras de su Historia reciente en las que se mata porque desagrada el ejercicio de la libertad de pensamiento, la más inherente al ser humano: la Argentina de Videla, el Chile de Pinochet, la Cuba de Castro, la Venezuela de Maduro… Todos ellos comparten el denominador común del recurso a las armas para mantener su autoridad por procedimientos genocidas compartidos por dictadores de derechas y de izquierdas. Por eso, quienes creemos en la libertad como derecho esencial del ser humano, y en la democracia como mejor sistema político para respetarla, no tenemos por más que confiar en que algún día el sátrapa venezolano se vea sometido al juicio con todas las garantías que él, y sus secuaces, están negando a la población a la que asesinan.

Lástima que el principio de justicia universal haya sido retirado del ordenamiento jurídico español por mor de una derecha acomplejada frente a la supuesta superioridad moral de una izquierda que se ha apropiado de la bandera de la libertad, la cual enarbola injustamente mientras, con el palo, agrede a todo aquel que osa discrepar de sus ramalazos totalitarios. Son esos mismos que se prodigan en insultos de “fascista” o “asesino” cuando se les recrimina su complicidad con criminales de la magnitud de los terroristas de ETA, a quienes llegan a calificar como “hombres de paz” en un ejercicio de incorregible atrofia mental que nos debe motivar a los demócratas a impedir que alcancen cotas de poder que puedan sumir a nuestro país en el caos y la miseria que imperan en sus países de referencia.

Cuando España se sacudía de la dictadura franquista, la máxima de la izquierda era: “las ideas no son un delito”. Ahora que la izquierda puede imponer sus axiomas, la máxima se ha transformado en “todas las ideas no se pueden expresar”, habiéndose arrogado sus dirigentes la potestad de decidir qué ideas sí, y cuáles no, pueden defenderse. Aunque ellos no se hayan enterado, en España ya superamos, por fortuna, nuestra etapa en la que se mataba “por pensar diferente”.

Escapando de esa etapa oscura de la Historia de su país han llegado hasta aquí miles de venezolanos que presencian atónitos cómo el tercer partido de nuestro país defiende al dictador que, cuanto menos, permite que maten a su gente. Por ellos, por nosotros, propiciemos que Maduro sea juzgado más pronto que tarde y que sean tribunales independientes los que decidan si es un genocida.

2 comentarios en “Juicio a Maduro, ¿el genocida?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s