Una ciudad de jardines y fuentes. Sevilla no tiene un modelo de ciudad

 

cartel 3

Guillermo Ferrer – Delegado Metropolitano de UPyD Sevilla – 29/06/17

Desde hace ya demasiados años los sucesivos alcaldes se han limitado a gestionar con mayor o menor acierto el día a día de nuestra ciudad y a simplemente mantener el atractivo que indudablemente nuestra ciudad tiene gracias a su historia y a sus dos fiestas mayores.

Este año celebramos el 25 aniversario de la Exposición universal del 92, el año mágico que cambio nuestra ciudad de arriba abajo. Desde entonces pareciese que nuestra ciudad no sabe donde quiere ir. Es justo reconocer que ha habido alguna chispa, como la apuesta por el carril bici en la que nuestra ciudad inicialmente destaco. Pero al final, por desidia y por inacción, todo ha quedado siempre en nada. Nuestra ciudad está estancada y vemos como ciudades que partían desde la misma posición que nosotros o incluso desde más atrás nos adelantan porque la sencilla razón de que saben dónde quieren ir.

¿Donde queremos ir? Esa es la gran cuestión. Saber donde se quiere y donde se puede ir. Porque no nos engañemos, de nada sirven enormes planes, si no se plantea bien con qué medios se van a ejecutar.

Evidentemente la respuesta a esto no es simple. Pero tratando de dar respuesta a esta pregunta, nosotros nos planteamos: ¿Y por qué no hacer de Sevilla una ciudad de jardines y fuentes? Mejor dicho: LA ciudad de los jardines y las fuentes.

Los últimos ayuntamientos han apostado permanentemente en nuestra ciudad por los espacios y plazas públicas “duras”. Es evidente que son más baratos, y que requieren un mantenimiento casi nulo pero… ¿Y si la solución al estancamiento de nuestra ciudad pasase por hacer justo todo lo contrario? Tal vez pueda parecer una ocurrencia, pero analicémoslo por un momento.
En primer la realidad nos ha demostrado que invertir en parques y jardines, si se hace bien, puede ser una idea rentable. ¿Cuántos ingresos tienen por turismo nuestros hermanos de Córdoba, gracias a sus patios? El nuevo Jardín botánico de Londres recibió en 2006 (año que fue inaugurado) más de 1 millón y medio de visitas. El jardín americano de Sevilla, pese a su abandono, aun tiene potencial para igualar la calidad de ese jardín sin duda ninguna. Disponemos aun en ese jardín de especies únicas en Europa. Solo hay que saberlo aprovechar.

Además, la finalización de la torre Pelli y la instalación allí de un potente complejo hotelero elimina uno de los problemas: la relativa lejanía del jardín americano de la zona clásicamente turística. Entre el Hotel de la torre Pelli, y el cercano hotel NH de la plaza de Armas, hay una buena parte de nuestros visitantes que no tienen que desplazarse hasta el Jardín americano… ¡Ya están allí! Darse en verano un paseo vespertino por la orilla del rio y el jardín americano antes de retirarse a descansar, es un plan inmejorable en nuestra ciudad.

Si pasamos a la otra orilla del rio es absolutamente evidente que la mejor parte de él, es aquella donde hay vegetación. La zona cercana al muelle de la sal, con el césped, los arboles y su situación justo al lado del rio ha sido justamente calificada en más de una ocasión como “La playa de Sevilla”. La zona de Marques del contadero y el paseo de colon, hasta antes del despropósito de hormigón en la que la han convertido, era un sitio maravilloso para pasear. En menor medida la calle torneo, que es aprovechada por deportistas de todo tipo. Solo hay una zona que corta abruptamente la orilla del rio en dos partes. La aberración de granito existente al lado de la estación de la plaza de Armas. Una “plaza” que no visita absolutamente nadie, entre otras cosas porque durante 5 meses al año las temperaturas de nuestra ciudad hacen que sea un suicidio intentar pasar más de 3 minutos en ella.

Tal vez el visitante que llega o sale a través de la plaza de Armas no sea precisamente el más pudiente. Pero ¿Qué imagen de nuestra ciudad transmitirá a sus conocidos alguien que, en vez de esperar el autobús en una estación gris, ha podido esperar sentado en unos jardines maravillosos, contemplando pasar los botes de remo y las piraguas que cruzan nuestro rio, y sobre todo a 3 o 4 grados menos gracias a la vegetación? De la misma forma… ¿No serian infinitamente más atractivos el hotel y el centro comercial que hay al otro lado de la plaza de armas, si en vez de la plaza de losas blancas (completamente abandonadas) les pusiéramos un jardín bien cuidado, y una fuente que refresque el ambiente?

Tenemos cosas que se pueden hacer hoy, desde ya, sin apenas inversión.

Literalmente decenas de miles de turistas visitan los jardines del alcázar, o la plaza de España en los jardines de María Luisa. Ofrezcámosles a los guías turísticos un poco de formación para que sepan enseñar, aparte de nuestro maravilloso patrimonio histórico, el maravilloso patrimonio vegetal que tiene nuestra ciudad.

¿Creen ustedes que la zona final de los Jardines de Murillo no puede incluirse como un magnifico colofón a una visita guiada por el barrio de Santa Cruz? ¿De verdad creen que no podemos vender al turista esas pequeñas placitas con bancos y fuentes de azulejos a la sombra de los inmensos ficus? ¿Creen que no podemos vender el sentarse allí mientras se descansa y observar a los gorriones mientras beben como la maravilla que es? Lo único que nos lo impide es el abandono al que se ha sometido todo este patrimonio, con unas fuentes sin agua o con agua estancada, y unos bancos de azulejos manchados cuando no rotos, que disuaden de sentarse hasta al turista más cansado.

Debemos hacer hincapié en las fuentes y el abandono al que se han sometido en nuestra ciudad.

Los que tenemos ya una edad, recordamos pasar por la glorieta de los marineros voluntarios con esa fuente funcionando, y el maravilloso frescor que se sentía cuando las gotitas de agua le alcanzaban a uno. ¿Por qué se ha abandonado esa fuente? ¿Por qué se ha dejado años sin funcionar? De la misma manera, la fuente de la plaza de España ha pasado de ser algo maravilloso y que además en verano contribuye a refrescar a los visitantes a ser simplemente un trozo de mármol con agua, en muchas ocasiones estancada.

De la misma manera, tenemos la puerta de Jerez. Punto central del turismo en Sevilla, por donde pasan todos los visitantes lo queramos o no. En ese aspecto, tiene una vegetación razonable. Arboles que dan sombra, los cercanos jardines de murillo y tenemos dos fuentes una de ellas histórica. El sitio es bueno. Mejorémoslo. Hagamos que los chorros de agua no sean solo un detalle más, sino que le demos fuerza suficiente como para que además de realzar la magnífica estatua cumplan la función de refrescar a los turistas, sobre todo en las horas más cálidas del día. Estudiemos si se puede acompañar de mas vegetación la zona de la plaza en sí.

Pongamos arboles que den sombra en la calle San Fernando, haciendo que pasear por ella no sea un suplicio al sol que desaliente al visitante, sino un refrescante paseo a la sombra, que desemboca en nuestra maravillosa universidad, en los jardines de murillo con la muralla posterior del alcázar, o en el prado de san Sebastián.

En muchas ocasiones se ha criticado la imagen de los turistas con los pies metidos en las fuentes para refrescase. Desde aquí decimos: ¡Potenciémoslo! No puede ser tan difícil diseñar un sistema donde los turistas (y los no turistas) puedan refrescarse con el agua, manteniendo al mismo tiempo la higiene.

El agua es un bien escaso, si. Pero en Sevilla tenemos nuestro maravilloso rio. Invirtamos lo que sea necesario en sistemas para aprovechar esa agua y devolverla después al rio, usándola en ese trayecto para adornar y refrescar nuestra ciudad.

Solo hemos nombrado algunas de las cosas que se pueden y deben hacer en nuestra ciudad., en este texto que es por necesidad breve. Seguro que al lector se le ocurren muchas más cosas que hacer en este sentido. No estamos inventando nada que no supiesen hace 1000 años los árabes: usar el agua y la vegetación para hacer las ciudades más frescas y más bellas. Sevilla no tiene un modelo de ciudad. Nosotros proponemos uno, que por desgracia hemos olvidado y abandonado.

Hagamos de Sevilla la ciudad de los jardines y las fuentes.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s